José Guadalupe Posada, estandarte de la gráfica mexicana

·         Su obra es comprensible para cualquier persona, pues él era una persona cercana al pueblo, lo cual le permitió capturar su forma de vida y pensamiento. 

 Toluca, Méx. – 19 de enero de 2018. José Guadalupe Posada es uno de los grandes íconos de la cultura mexicana y luego de José María Velasco, es el segundo artista más importante del siglo XIX, aseguró el investigador de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de México, José Luis Vera Jiménez.

Resaltó que a pesar de ser uno de los creadores más representativos de México, nunca se sintió artista y en su contexto tampoco fue considerado como tal; sin embargo, logró retratar, a través de la gráfica, el imaginario popular de una forma innovadora.

Como consecuencia de los criterios de validación en las artes, ya que su obra no fue realizada para estar en galerías y cumplió una función de comunicación, no fue reconocido como artista, indicó el también coordinador de Difusión Cultural de este espacio universitario.

Refirió que sus grabados se publicaron en cuadernillos de iglesias, en cajas de cerillos o paquetes de cigarros, cobraron vida y ahora forman parte de un imaginario colectivo, son íconos nacionales.

A diferencia del arte contemporáneo, puntualizó, la obra de Posada es comprensible para cualquier persona, pues él era una persona cercana al pueblo, lo cual le permitió capturar su forma de vida y pensamiento. 

José Luis Vera Jiménez afirmó que el creador de La Calavera Garbancera, mejor conocida como La Catrina, tuvo el talento para encarnar la cultura popular, es uno de los estandartes de la gráfica mexicana y su trabajo renovó el arte, es equiparable al de cualquier artista de su época.

 

Más artículos
Crítica Cinematográfica: Mis Huellas a Casa